«

»

Buscando el meteorito que acabó con los dinosaurios

El meteorito que acabó con los dinosaurios

Un equipo científico empieza a perforar el cráter de Chicxulub, en Yucatán, donde hace 65 millones de años cayó un meteorito.

El viernes 8 de abril de 2016 comenzó la perforación del lecho del Golfo de México en una plataforma similar a la de los ingenios petroleros instalada 30 kilómetros mar adentro. Es la primera vez que se investiga el área marina del cráter Chicxulub, el boquete de 180 kilómetros de diámetro provocado hace 66 millones de años por el perforacimpacto y que a lo largo de miles de años fue quedando sedimentado, más o menosuna mitad bajo el agua y otra bajo la superficie terrestre.

El área terrestre ha sido analizada durante las últimas tres décadas. La submarina no, por el esfuerzo técnico y financiero que acarreaba. Ahora un proyecto del Consorcio Europeo para la Perforación Oceánica (ECORD en sus siglas en inglés) está franqueando esa barrera. Con 10 millones de dólares de presupuesto y un equipo interdisciplinar liderado por la Universidad de Austin (Texas), el Imperial College de Londres y la Universidad Nacional Autónoma de México, algunos de los secretos submarinos de Chicxulub podrán salir por fin a la luz.

image

Hasta este miércoles, en sólo cinco días de perforación, se habían taladrado 450 metros bajo la superficie marítima. “Va más rápido de lo esperado”, dice el profesor Urrutia. Antes de que acabe la semana se habrá superado el corte clave de los 500 metros. A partir de esa cota los científicos empezarán a extraer muestras de roca para analizar. En dos meses horadarán un kilómetro y medio, contando este primer medio kilómetro, y recabarán restos de minerales, trazas genéticas y microfósiles para tratar de esclarecer tres cuestiones fundamentales:

1. Cómo se forman los anillos de picos, estructura característica de los cráteres, después del impacto de un asteroide o de un cometa.

2. Qué clase de actividad hidrotérmica se generó en el cráter después del cataclismo y cuáles fueron las condiciones para el regreso de la vida microbiológica.

3. Cuánto tardó el océano en recuperar su estado normal.

 

El golpe del asteroide marcó el fin del periodo Cretácico. Las pesquisas deberían aportar nuevos elementos de comprensión sobre ese cierre geológico y sobre el paso del Paleoceno al Eoceno, ocurrido hace 55 millones de años y en el que hubo un calentamiento global de unos dos grados que tuvo que ver con la desaparición de las grandes aves (“como avestruces gigantes carnívoras”, ilustra Urrutia) y la llegada del tiempo de los mamíferos, que se extiende hasta hoy.

 

A bordo de la plataforma habrá distintas clases de técnicos (por ejemplo, perforadores) y media docena de científicos que contarán con laboratorios de geoquímica, de propiedades físicas y de microorganismos, entre otros. Pasados los dos meses de trabajo en el mar, se prevé que en septiembre se haga una primera reunión general de evaluación científica. De ahí irán saliendo los detalles; tal vez alguno imprevisto: “Llevamos 30 años analizando el cráter y siempre aparecen nuevas preguntas”, comenta el profesor Urrutia.

Fuente

Ismael